• Ir al detalle
    sábado 13 de abril - domingo 14 de abril

    Jornadas de Biodiversidad

  • Ir al detalle
    viernes 08 de diciembre - viernes 05 de enero

    Eventos navideños 2023/24

El diario Ideal se hace eco de la pérdida de población de Gobernador

Nuestro municipio es el que más habitantes ha perdido en la última década en la provincia.

sábado 18 de noviembre 2023

Aquí la noticia que aparecía este sábado en el diario Ideal:

https://www.ideal.es/granada/provincia-granada/supermercado-revitalizar-pueblo-granadino-ocho-ninos-colegio-20231118002607-nt.html

Cuerpo de texto para quien no pueda leer la noticia:

La Granada vaciada

Un supermercado para revitalizar al pueblo granadino con ocho niños y sin colegio.

Gobernador, territorio de la provincia que más vecinos ha perdido en la última década según los datos de la Universidad de Granada, pretende combatir su despoblación mediante la dotación de servicios básicos.

A Gobernador se le agota la vida con el paso de los días. Esta localidad granadina es un claro ejemplo de la llamada 'España vaciada' después de convertirse en aquella que mayor número de población ha perdido en la última década. Según los datos de la Universidad de Granada, un 34% de sus vecinos ha abandonado el pueblo en dicho período de tiempo. Una situación que ha vaciado sus calles y que ha provocado el cierre de su centro educativo. Un lastre para atraer nuevas familias al que planta cara el Ayuntamiento para no vaciarse por completo.

La despoblación ataca a 115 pueblos de Granada y salta a comarcas nuevas

Así son los diez pueblos de Granada que más población han perdido
El censo municipal de Gobernador refleja un total de 230 vecinos, aunque el día a día marca que la realidad del municipio se reduce a unos 150, algo más de la mitad. De esa cantidad, únicamente ocho son menores de edad. «El 70% de la población del pueblo lo conforman ciudadanos mayores de 65 años», afirma el alcalde Patrocinio Ruano a IDEAL para confirmar el envejecimiento de sus vecinos. Una situación que refleja la dificultad de Gobernador para acoger familias jóvenes vinculada con la ausencia de servicios básicos.

«Hace seis años tuvimos que cerrar el colegio. Según la legislación de la Junta de Andalucía en materia de Educación, no teníamos niños suficientes en el pueblo como para mantener el centro. A la hora de fomentar que venga gente de fuera a vivir aquí, no poder llevar a tus hijos a la escuela es un gran punto negativo que te hace buscar casa en otra zona», razona Ruano. Llegado al gobierno municipal en los pasados comicios de mayo, el alcalde aclara que la problemática de la despoblación en el pueblo viene de largo. «En Gobernador se vive principalmente de la agricultura, un área que no es del gusto de los más jóvenes. Estos prefieren mudarse a zonas más industrializadas en busca de otros trabajos. Encima, la sequía no ayuda. Si antes venían cincuenta jornaleros, ahora no llegan a veinte», explica.

De cara a revertir esta dinámica, el alcalde desvela uno de los proyectos que llevará a cabo el municipio próximamente: la apertura de un supermercado en 2024. «Gobernador solamente cuenta con una farmacia y el bar de toda la vida. Hasta ahora los ciudadanos tenían que desplazarse a otras poblaciones para hacer la compra. El próximo mes de marzo una pareja abrirá una tienda de alimentación en el pueblo. Necesitamos dotarnos de servicios para que la gente de fuera valore la localidad como un buen sitio para asentarse», valora el alcalde. Este matrimonio emprenderá en Gobernador, pero no habita en el pueblo a causa de otro problema añadido: no hay casas.


Escasez de vivienda

A pesar del éxodo que ha padecido la localidad a lo largo de los últimos años, no quedan viviendas libres. Ruano lo achaca a que la mayoría de estos inmuebles pertenecen a herederos de antiguos vecinos. Propietarios que no se deciden a vender o a alquilar la casa familiar, lo que provoca un bloqueo que imposibilita aún más la llegada de nuevas familias. «Contamos a día de hoy con aproximadamente una decena de matrimonios jóvenes en Gobernador. No vienen más porque no encuentran un hogar en el que quedarse. Sumado al tema del colegio, terminan por decantarse por otros municipios», se lamenta.

Gobernador no es el único territorio perjudicado por la emigración a los grandes núcleos urbanos. Otros municipios de la comarca de Los Montes como Torre Cardela, Moreda o Píñar también pierden habitantes año a año mientras el resto envejece sin que se renueve la población. «El campo está viviendo el mismo devenir. Tenemos que intentar que si no podemos crecer, al menos que nos mantengamos para no seguir perdiendo», concluye el regidor.

Comentario al respecto por parte del Ayuntamiento:

Gobernador y la despoblación

En relación a la noticia publicada en IDEAL sobre la pérdida de población de nuestro municipio - el más castigado por este problema en la provincia - un comentario para profundizar más en el asunto.

Desde este Ayuntamiento se va a trabajar para paliar el deterioro poblacional que irremediablemente - o al menos eso parece - azota a nuestra comarca.

También es de celebrar el hecho de que la Diputación de Granada haya apostado por encarar este problema creando la delegación de Reto Demográfico que encabeza María Vera. Precisamente nuestro pueblo se beneficiará a nivel de subvenciones del agridulce honor de ser el municipio que más habitantes ha perdido en la provincia a lo largo de la última década.

¿Qué podemos hacer como institución?

En la nota publicada en el diario se hace referencia a la apertura este próximo año de la tienda en la Calle Sevilla. La anterior corporación dejó a disposición las instalaciones para la tienda y la actual acabará de hacer las reformas necesarias para que con la mayor brevedad posible se pueda poner en funcionamiento.

Ni los habitantes del pueblo han estado desabastecidos sin esa tienda ni se va a remediar el problema de la despoblación con la apertura de la misma, eso lo sabemos todos. Pero será un paso importante para mejorar la calidad de vida de nuestros vecinos y desde aquí aplaudimos toda iniciativa privada que se anime a emprender en el ámbito rural.

Más allá de la apertura de la tienda, es imprescindible el esfuerzo continuado del Ayuntamiento a la hora de repartir equitativamente los recursos públicos y que se potencie la creación de empleo para nuestros vecinos.

Otras medidas que poco a poco irán viendo sus frutos serán la habilitación de todos los espacios públicos del pueblo para, de nuevo, apostar por la mejora en las condiciones de vida de quienes apuesten por vivir en este pequeño rincón de los Montes.

¿Basta con lo que se ha ido haciendo hasta ahora?

A la vista está que toca remangarse y buscar fórmulas diversas para frenar esta tendencia que a ninguno de nosotros nos agrada.

Desde el Ayuntamiento existe un compromiso absoluto. Se va a pelear por el pueblo, por dotarlo de unos mejores y más amplios servicios y por hacer conocedores a quienes están fuera de lo bien que se vive aquí. Las redes sociales aspiran a cumplir esa parte del negocio, que no es baladí en este mundo tan interconectado en el que vivimos.

¿Qué responsabilidad tenemos como individuos?

Siendo este un problema que nos afecta de cerca, no deja de tener unas raíces bastante profundas y ser fruto de una situación sociocultural que afecta a cada una de las zonas rurales del mundo.

El campo pierde población. Si todos los males de la sociedad actual provienen de esa tendencia o no, no nos corresponde a nosotros juzgarlo, pero sí que lanzamos desde aquí un pequeño llamamiento a todos aquellos que nos lean. ¿Qué sociedad queremos? ¿Queremos dejar que se caigan las casas en las que se criaron nuestros antepasados? ¿Queremos privar a nuestros hijos de un entorno seguro y cercano a la naturaleza? ¿Queremos que se pierda el contacto intergeneracional que tan bien fructifica en los pueblos? Si la respuesta es sí, poco más podemos decir al respecto. Si por el contrario creemos que merece la pena preservar lo bueno de antaño sin necesidad de renunciar a la modernidad, entonces sí que hablamos el mismo idioma.

Corresponde a las instituciones mejorar los medios de transporte y la conectividad para que aquellos que deseen teletrabajar lo puedan hacer con plenas garantías también desde su pueblo. Pero también está en manos de los ciudadanos hacer esa apuesta, y por ejemplo escolarizar a nuestros hijos en centros educativos rurales que nada tienen que envidiar a los de la ciudad. Elegir vivir en el campo y permitir así que se genere poco a poco más empleo en los pueblos es algo que está en nuestras manos.

También la prensa podría dejar de jugar con los datos y hacerse eco de iniciativas valientes y generosas en el ámbito rural en lugar de mirar a la España vaciada como si de un rinoceronte blanco se tratase.

¿Qué nos dicen los números?

En la práctica, muy poco. Ya se han probado infructuosas las intentonas de aumentar la población rural invitando a familias con hijos a los pueblos. Más allá del baile de cifras por motivos electoralistas, la experiencia nos dice que los pueblos son para sus habitantes de toda la vida. Los descendientes deben asumir la carga de restaurar las viviendas o si no, al menos dar facilidades para que otros lo hagan por ellos.

Tampoco nos sirve la moda de dividir pueblos según sea su atractivo turístico. Eso es pan para hoy y hambre para mañana y beneficio para unos pocos además.

A modo de conclusión decir lo siguiente: este Ayuntamiento ha recogido el testigo de otros alcaldes y alcadesas anteriores que vieron estos mismos problemas y cada uno a su manera trataron de ponerle remedio. No queda más que seguir trabajando, recoger algunos frutos y plantar más semillas para quienes vengan detrás. Pero una cosa está clara, solamente si dejamos atrás los prejuicios y la falsa conciencia de que quien vive en el campo es un ciudadano de segunda conseguiremos mirar a nuestro entorno con una mirada más limpia y constructiva.

¡Un abrazo a todos y a todas los vecinos de Gobernador y Delgadillo que resisten! A los de todos los días, a los no menos importantes que nos dan la vida los fines de semana y a aquellos que se estén pensando venir. Juntos mantendremos vivo el pueblo.